Algunos hacía 10 años que no se veían. Fue muy entrañable y divertido ver esas caras, esas calvas, hablar del trabajo o de la esposa e hijos de algunos y de lo bien que se conservaban los profesores que asistieron… ¡Qué majos¡ confiemos en que no tarden otros diez.