Después de los abrazos de rigor y de intentos de reconocer a ” los calvitos”, asistieron a la Misa que concelebraron Mn. Luís Oliver y Mn. Bernat Gimeno, ambos de la promoción.

Luego vieron un vídeo, en sus antiguas clases, con fotos y vídeos de su paso por el cole, que estuvo marcado por grandes eventos deportivos -campeones de Catalunya de fútbol, basquet y béisbol- una generación que, además, vivió en directo en sus clases el anuncio de concesión de la sede de los Juegos Olímpicos a Barcelona, que se celebraron en 1992, año en que acabaron sus estudios.

Al acabar fueron a cenar y, en el brindis, el colegio les obsequió con un polo conmemorativo de dicho encuentro.

Asistieron unos 40 alumnos, algunos venidos expresamente de Estonia, Moscú, Madrid… Además de Mn. Salvià, Antoni Arasanz, Pep Solé, Pere Terradas, Juan Carlos Hernando y Manuel De Castro, entre otros.

Después de cenar se montó una entretenida tertulia recordando anécdotas muy divertidas como la de los ” cubalitros” gratis del día de la graduación o de las diversas selecciones olímpicas.

El acto acabó a la medianoche oficialmente aunque algunos lo alargaron…como en el 92