Escribe desde París,donde está …con sus palabras ..”luchando por mi futuro en el mundillo de la investigación ,haciendo el Máster y al año que viene empiezo el doctorado sobre glioblastoma multiforme, el tumor cerebral con peor pronóstico”…
Hace ya casi 5 años que cerré un capítulo de mi vida que se llamaba Aura para embarcarme en una nueva experiencia, empezar la universidad en Barcelona. En este momento no sabía si sería capaz de dejar mi zona de confort y aprendería a vivir fuera de casa. Ahora, mirándolo con perspectiva, veo como he crecido y madurado. No sólo aprendí a apañármelas sino que los 4 años que he pasado en Barcelona se han convertido directamente en los mejores años de mi vida. La universidad te da muchas oportunidades, pero una de las que más valoro es la de haber podido coincidir con tanta gente diferente que probablemente en otras circunstancias no hubiese tenido la oportunidad de conocer. Aún así, y aún habiendo sido unos años maravillosos también han sido difíciles en algunos momentos. Decidí estudiar Ciencias Biomédicas para dedicarme en un futuro a la investigación médica. En ese momento sabía que la investigación en España era una cosa difícil, pero nunca imaginé que tanto. Durante los 4 años de carrera nos repitieron infinitamente que debíamos dejar España si queríamos labrarnos un futuro en el pequeño mundillo de la investigación. Y aún sin tener claro si verdaderamente ese era mi lugar, a lo que me quería dedicar, decidí hacer las prácticas de final de grado en el Instituto Cochin de París, uno de los centros de investigación de prestigio en la capital francesa, para por qué no empezar a construir una carrera como investigadora. Gracias al Erasmus pude disfrutar de la espléndida ciudad de París durante 5 meses a la vez que trabajé como nunca para sacar adelante lo que, por primera vez, era “MI” proyecto. Y parece que al final tanto trabajo dio sus frutos: en mi grupo de investigación me ofrecieron la posibilidad de hacer no sólo las prácticas de máster con ellos sino que pusieron a mi alcance todos los recursos económicos ofreciéndome así un sitio donde hacer el doctorado. Así que aquí estoy, en París de nuevo, y por lo que parece me quedan unos cuantos añitos más en tierras francesas. Ahora que ya han pasado unos cuantos años desde que acabé en Aura, me doy cuenta de lo que hemos crecido, tanto yo como la mayoría de compañeras de mi promoción. Y es que, ¿quién nos lo iba a decir?… pero todas y cada una de nosotras estamos luchando por nuestro futuro ya sea desde Tarragona, Barcelona, Madrid, París o dónde quiera que estemos!..Au Revoir!!